Inquietos

La curiosidad hace al ser humano inquieto y esa inquietud nos saca de la apatía para hacernos descubrir.
Como un desdoblamiento del cuerpo, INQUIETOS se mueven por el mundo ansiosos de sentir, de conocer, de ver, de llegar al último lugar a donde su espíritu les lleva.
Viajan, sienten, observan por los que no se mueven.